23 de Enero de 1958 caída de la dictadura de Pérez Jiménez

El pasado miércoles 24 de Enero en el programa “Nutriendo Conciencia” conducido por la comunicadora Joselin Bastidas que se transmite por Urquía 97.5 FM, el dirigente del partido Comunista de Venezuela y uno de lo Fundador de la Radio comunitaria La Voz de Guaicaipuro 102.7 FM Henys Peña habló de ese momento histórico Venezolano en el que fuerza patriótica y movimientos políticos de izquierda dieron por terminada la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

El espacio que orienta sobre una alimentación conciencia y ademas recuerda nuestra historia contemporania de Venezuela, Henys expreso la lucha que dieron lideres como Fabricio Ojeda quien fue presidente de la Junta Patriótica y quien se perfilaba como un futuro dirigente nacional.

Este suceso es calificado como el antecedente inmediato y principal de la caída del régimen del general Marcos Pérez Jiménez. Al amanecer de ese día, aviones de la Fuerza Aérea volaron sobre la ciudad de Caracas, con el objeto de ametrallar el Palacio de Miraflores y el edificio de la Seguridad Nacional. Asimismo, esta maniobra coincidió con el alzamiento en armas de los oficiales y las tropas de la guarnición de Maracay, y la toma de una emisora de radio de esa ciudad. Al mismo tiempo en Caracas, se alzaron 2 unidades blindadas, compuestas de tanques, las cuales salieron del cuartel Urdaneta de Catia hacia Maracay en vez de hacerlo hacia el Palacio de Miraflores, situado a escasos kilómetros. Los oficiales de la guarnición y de la base de Boca de Río (situada en Palo Negro, Maracay) y las unidades blindadas de Caracas, bajo el mando del coronel Hugo Trejo, estaban comprometidos en una acción para derrocar a Pérez Jiménez; sin embargo, fallas en la coordinación de los movimientos, la sorpresa del hecho para un alto número de oficiales que desconocían los preparativos de la revuelta y el adelanto prematuro de la misma debido a una delación que obligó a realizarla 5 días antes de lo planeado, frustraron el éxito del alzamiento.

Desunión en el seno de las FFAA

Trejo fue hecho prisionero en Maracay luego que dejara en Los Teques sus unidades llevadas hasta ese sitio, la guarnición de Maracay se entregó al coronel Roberto Casanova. Por otro lado, la Marina no se pronunció y 13 aviadores rebeldes, al verse en desventaja, volaron a Barranquilla después del día 2 de enero, donde se les concedió asilo político. A pesar de no alcanzar su cometido, el alzamiento del 1 de enero demostró que la unidad de las Fuerzas Armadas era un mito.

Asimismo, esta insurrección fue la reacción de los elementos castrense al plebiscito que en diciembre de 1957 había reelegido de manera fraudulenta a Marcos Pérez Jiménez como presidente de la República por un período más. Para el momento del alzamiento existían tres grupos de oficiales en el seno de las Fuerzas Armadas: aquellos leales al régimen, otros que propugnaban la salida de Pérez Jiménez del poder, pero sin cambiar la dirección militar del gobierno, y los que querían derrocar a Pérez Jiménez y al régimen militar que le servía de apoyo. Aunque el dictador emitió un mensaje a la nación al día siguiente del alzamiento, en el que anunciaba la rendición de la guarnición de Maracay y la manifestación de sus deseos de que se rindieran los demás grupos que permanecían en armas, el levantamiento tuvo una gran importancia ya que produjo una crisis de liderazgo entre el presidente y el alto mando militar encabezado por el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Rómulo Fernández.

En este sentido, Fernández le envió un memorando a Pérez Jiménez en el que le pedía un cambio de rumbo en la política del gobierno, la reorganización del gabinete ejecutivo y una mayor participación militar en el mismo.

Robert Delgado | Comunicador de Urquía

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmailby feather